El arte de combinar.
El arte de combinar.
50 años de historia de la empresa en torno a una mesa. Una conversación sobre el espíritu de innovación y el futuro de la ventana.
A una altura de 1.156 metros, en Ritten, al norte de Bozen y a pocos kilómetros de la sede principal de Finstral, se halla la fábrica de verandas de Finstral en Klobenstein. La producción se ha detenido por una tarde, en la nave se halla una gran mesa a la que se sientan seis miembros de la familia Oberrauch, siete invitados y dos moderadores para echar juntos un vistazo al pasado y al futuro con motivo del 50 aniversario de Finstral. Una extraordinaria combinación de personas que deja claro el modo en que esta empresa del Südtirol establece una y otra vez nuevos estándares en la construcción de ventanas: recurriendo al arte de la interacción inteligente. Uno de los ámbitos en los que esto se hace patente es en la insuperable competencia en cuestión de materiales. PVC, vidrio, aluminio, ForRes, madera... Finstral lo produce, procesa y combina magistralmente casi todo en sus propias instalaciones. Partiendo de estos cinco materiales se va desarrollando una conversación sobre el valor para innovar, la historia de Finstral, recuerdos personales y el futuro de la ventana.

Moderación: Oliver Herwig, Stefan Sippell

Empecemos con el PVC. Ningún otro material ha marcado tanto la empresa. Desde hace 50 años constituye el núcleo de cada ventana Finstral.PVC o bien: desde el principio, el mejor materialHans Oberrauch, usted proviene de una familia de ebanistas. En 1969, fabricó la primera ventana de PVC. ¿Qué ha significado para usted personalmente el cambio a un material nuevo?H. Oberrauch En la carpintería hacíamos de todo: puertas, muebles y también ventanas. Por eso sabíamos que la madera tenía puntos débiles, por ejemplo, se deteriora con el tiempo. En aquel entonces, la idea de que el PVC no presentaba todos esos problemas me fascinó.

Es decir, que quería resolver problemas y por eso probó algo nuevo...H. Oberrauch Sí, aunque he de decir que en los años sesenta ya se fabricaban ventanas de PVC. No obstante, estaban lejos de tener la calidad que tienen hoy. Pero cuando Hoechst y Dynamit Nobel introdujeron en el mercado nuevos PVC resistentes a los golpes – por ejemplo, Hostalit Z o Trocal –, esto nos convenció y nos dio la confianza suficiente para intentarlo.

“Como carpinteros sabíamos que la madera tenía puntos débiles. La idea de que el PVC no presentaba todos esos problemas me fascinó.”
Hans Oberrauch
El arte de combinar.
Hans Oberrauch, presidente del Consejo de Administración, fundó Finstral en 1969. Fue él también quien se inventó el nombre partiendo de la palabra italiana «finestra» (ventana) y de la palabra alemana «Sonnenstrahl» (rayo de sol que entra por la ventana). Además, sentía debilidad por el diseño finlandés, por eso le gustó también la primera sílaba «Fin».
Tenían desde un principio una visión en la cabeza? ¿Y una estrategia empresarial concreta para alcanzarla?H. Oberrauch Nuestra estrategia era sencilla: en un principio, queríamos vender en la región. Entonces, a mediados de los 1970, surgió la posibilidad de exportar a Alemania a través de distribuidores. Aprovechamos esta oportunidad y empezamos a definir nuestro camino y a seguirlo de manera consecuente. Algunas ideas estuvieron presentes desde el principio, por ejemplo, contar con nuestra propia extrusión de perfiles. Este plan no lo implementamos hasta 1980, pero la convicción de que teníamos que hacerlo nosotros mismos la tuvimos mucho antes.

Helmuth Seebacher, su tarea en la empresa consiste en desarrollar y optimizar productos Finstral. ¿Qué ventajas tiene el PVC en la construcción de ventanas?Seebacher Muchas. El PVC es duradero. Es fácil de trabajar. Aísla bien. Los herrajes se pueden fijar bien, lo cual es muy importante. Y el PVC conserva su color durante mucho tiempo. En mi opinión, el PVC es sencillamente el mejor material para una ventana.

Usted llegó a Finstral en 1982. ¿Recuerda aún qué ambiente reinaba en la empresa en aquel entonces?Seebacher En aquel entonces, éramos un equipo relativamente pequeño y había una fuerte cohesión, también fuera de la empresa. Celebrábamos el cumpleaños de cada empleado y por la tarde íbamos juntos a tomar algo. Fue un tiempo bonito e intenso. Ahora, Finstral es mucho más grande y, solo en Unterinn, somos unos 180 empleados. Sigue reinando el espíritu propio de Finstral, pero la convivencia no es tan estrecha. En primer lugar, porque ya no nos cruzamos por el camino tan a menudo.

Sr. Oberrauch, ¿cómo fue, tuvo que aprender a crear una cultura de empresa?H. Oberrauch No, en realidad, no. En la carpintería habíamos aprendido desde pequeños a tratar con la gente. Siempre quisimos ser emprendedores, fabricantes, proveedores y partner correctos. Eso es importante para nosotros.

Eso suena tan fácil cuando lo dice... preguntemos entonces a uno de los partner más fieles de Finstral. Marziale Bonasio, usted fue uno de los primeros distribuidores de Finstral en Italia. ¿Cómo empezó todo?Bonasio Llevo 33 años colaborando con Finstral y la maravillosa familia Oberrauch. Todo empezó en otoño del año 1985. Yo ya tenía experiencia en el sector de las ventanas y decidí hacerme autónomo. Finstral gozaba de una buena reputación y por eso quería vender esas ventanas a toda costa. Así que llamé repetidamente a Finstral hasta que al cabo de un mes por fin conseguí una cita con Hans Oberrauch. Era un día lluvioso cuando ascendí por la sinuosa carretera de Ritten. Al cabo de un tiempo, no estaba seguro de si iba por el camino correcto. Así que me paré en una cabina, llamé a Finstral y le pregunté a la señorita que respondió al teléfono: «¿Voy bien por aquí?», y me respondió: «Si cree que se ha perdido, siga conduciendo, va por donde toca». Y, mira por donde, efectivamente llegué. (Se ríe.) En el despacho de Hans Oberrauch, le expliqué mis planes. No dijo ni una palabra, simplemente me escuchó. Así que seguí hablando, aunque empezaba a sentirme inseguro. Solo al final, tras una prolongada pausa, dijo: «Escuche, le voy a entregar todos los contactos de clientes de Milán. Yo le suministro todas las ventanas que usted quiera y usted me paga en cuanto las haya montado». Me estrechó la mano y listo. Así surgió mi empresa ThermoInfissi. Un increíble voto de confianza, que aún hoy sigo apreciando.

Italia tiene una gran tradición por el diseño, en la que el PVC desempeña un papel importante. ¿Qué fue lo que le convenció de Finstral en aquel entonces? ¿Fue el PVC?Bonasio Sí, pero también el diseño. Me impresionó que las ventanas Finstral se diferenciaran ópticamente de otros perfiles de PVC. Eran estrechos, los junquillos redondeados y discretos. Finstral ya daba importancia al diseño.

Vidrio o bien: el compromiso por la calidadLuis Oberrauch, usted es el hermano pequeño de Hans Oberrauch. ¿Participó usted también en la fundación de Finstral?L. Oberrauch Cuando se fundó Finstral yo tenía 14 años y aún iba al colegio. Pero en las vacaciones de verano ya colaboraba y pude ir acumulando experiencia en diferentes áreas. Enseguida tuve claro que quería trabajar en la empresa. Además, en ese tiempo, Finstral había crecido con fuerza y les venía bien contar con un apoyo más.

Finstral se decidió muy pronto a no solo extrusionar los perfiles, sino también a fabricar el vidrio. ¿Cómo se dio este paso?L. Oberrauch En un principio, nos contentábamos con encontrar buenos proveedores de vidrio. Tampoco teníamos el capital como para empezar con la fabricación de vidrio. Pero, en un momento dado, surgió la idea de crear una producción propia. Espacio teníamos suficiente, puesto que habíamos comprado hacía poco la fábrica en Scurelle (IT). Entonces nos ocupamos intensamente del material y nos convertimos en unos especialistas del vidrio. El paso al vidrio fue para nosotros algo natural siendo fabricantes de ventanas Una producción propia nos permite una mayor libertad creativa y, por supuesto, ofrece ventajas logísticas.

¿Espera que se produzcan avances innovadores en el vidrio?L. Oberrauch Oh sí, acabamos de dar un gran salto con el triple vidrio, que deja pasar tanta luz como el vidrio doble. Ya lo hemos incluido en el programa. Creo que el vidrio, en el futuro, se volverá mucho más dinámico y se adaptará a cada situación específica: temperaturas, radiación, transparencia, etc. El material vidrio esconde aún un potencial increíble.

Usted ha mencionado la fábrica en Scurelle. Una producción de vidrio propia supuso en aquel entonces una decisión empresarial valiente. Con la mano en el corazón: ¿sintió entonces algo de miedo?L. Oberrauch No, no recuerdo que fuera así. Simplemente, estábamos convencidos de que funcionaría.

“La producción propia de vidrio nos permite una mayor libertad creativa y, por supuesto, ofrece ventajas logísticas.”
Luis Oberrauch
El arte de combinar.
Luis Oberrauch, hermano pequeño de Hans Oberrauch, Vicepresidente del Consejo de Administración. Se incorporó a la empresa en 1976 y, entre otras cosas, es responsable de Ventas, Compras y Gestión de Calidad.
El arte de combinar.
Joachim Oberrauch, hijo de Hans Oberrauch, miembro del Consejo de Administración, es responsable, entre otras áreas, de Marketing y Desarrollo de Productos.
El arte de combinar.
Florian Oberrauch, hijo de Luis Oberrauch, miembro del Consejo de Administración, es el responsable de Producción y Logística.
El arte de combinar.
Verena Oberrauch, hija de Hans Oberrauch, miembro del Consejo de Administración, es la encargada de Ventas en Bélgica y Suiza. Además, es la responsable del área de Verandas.
El arte de combinar.
Kristin Oberrauch, hija de Luis Oberrauch, responsable de la Venta Directa de Südtirol hasta Verona, lleva en la empresa desde 2013.
Sr. Sieberath, en su biografía consta un bonito paralelismo con Hans Oberrauch, puesto que usted fue primero carpintero y después se convirtió en el «Papa de las ventanas», como le suelen llamar ahora...Sieberath Sí, mi padre fabricaba ventanas de madera, pero, a diferencia de los Oberrauch, mi padre ha seguido trabajando solo con la madera. Una decisión errónea viéndolo en retrospectiva. Prometía más éxito aventurarse con el PVC. Pero la historia nos une más allá de ahí. El Institut für Fenstertechnik se fundó en 1966, solo tres años antes que Finstral. Yo, personalmente, vine por primera aquí a Finstral en Ritten a finales de los ‘90 para charlar con Hans Oberrauch sobre el estándar ISO 9000 para la gestión de calidad. En la primera conversación ya me quedó claro que en Südtirol se trabaja de manera diferente que en Alemania. Se apuesta mucho más por la confianza y la percepción personal. En otras palabras, nos llevó su tiempo. Tras la tercera charla, el Sr. Oberrauch dijo: «Sí, esto es algo bueno. Queremos comprometernos con la calidad». Desde entonces, colaboramos para seguir desarrollando la empresa permanentemente y certificarla endiferentes áreas, tanto en la fabricación de ventanas como en el montaje y la calidad de la gestión.

En cuanto al tema de la fabricación: una ventana es la unión de vidrio y marco. ¿Qué es lo que más cuenta en esta unión?Sieberath El mejor vidrio no es nada sin un buen marco que lo rodee y dé soporte. Y, viceversa, lo mismo. El elemento de unión es el acristalamiento, es decir, la colocación del vidrio en el marco. En este proceso pueden cometerse muchos fallos técnicos...

¿... y Finstral no comete ninguno de ellos?Sieberath En teoría no, al fin y al cabo, llevamos muchos años colaborando para desarrollar y cumplir los máximos estándares de calidad. En la práctica, por supuesto, nunca se puede conseguir un 100% de calidad.

La certificación como medio para garantizar la calidad es algo habitual en muchos sectores tecnológicos. Finstral es líder de Europa en certificaciones, ningún otro fabricante de ventanas puede competir. ¿Fue la conversación con Hans Oberrauch el punto de partida de esa evolución?Sieberath El ift, por supuesto, ya había examinado productos de la empresa Finstral antes de mi. Pero, al parecer, Hans Oberrauch y yo encendimos la mecha para establecer nuevos estándares de certificación. En aquel entonces, analizamos toda la empresa: la producción, compras, ventas, logística. Por primera vez nos ocupamos también de las obras, hasta llegar al punto de certificar incluso a los distribuidores. De este modo, garantizamos que un buen producto sea también bien montado. Esto es importante, puesto que más de la mitad de todos los defectos que detectamos radican en que un buen producto no ha sido montado de forma profesional.

Volvamos al vidrio. La tendencia se mantiene: las superficies de vidrio son cada vez más grandes y los marcos más estrechos... ¿Por qué?Sieberath Muy sencillo, porque es posible. Porque el vidrio es uno de los materiales que más han hecho avanzar a nuestras ventanas en los últimos años. Si mira, por ejemplo, la enorme mejora que han experimentado los valores de aislamiento mediante el salto del vidrio simple al vidrio aislante de cámara: de pronto, las grandes superficies de vidrio incluso poseen un buen aislamiento térmico.

Thomas Pederiva En este punto me gustaría intervenir brevemente en calidad de arquitecto. Al igual que muchos promotores de obra, también nosotros como arquitectos deseamos ventanas cada vez más grandes con marcos cada vez más pequeños para dejar entrar aún más luz en los espacios. Esto se consigue especialmente bien con ventanas de aluminio y de PVC, ya que permiten diseñar marcos muy estrechos. Pero Finstral también domina técnicas que permiten crear superficies acristaladas extraordinariamente grandes de hasta siete metros cuadrados. De este modo, hoy en día, el vidrio se puede montar a modo de pared sin comprometer la seguridad.

“Deseamos ventanas cada vez más grandes con marcos cada vez más pequeños para dejar entrar aún más luz en los espacios.”
Thomas Pederiva

Aluminio o bien: el comienzo de la composición modularJoachim Oberrauch, como hijo de Hans Oberrauch, se ha criado en la empresa, que en aquel entonces ya había crecido y seguía expandiéndose. ¿Cómo ha sido su niñez? ¿Jugó con perfiles de ventanas en vez de con Lego?J. Oberrauch (Se ríe.) No, no era tan extremo, me gustaba mucho jugar con Lego. Pero, por supuesto, Finstral estaba presente en todas partes, también porque me crié en Unterinn, en las inmediaciones de la sede de la empresa. A menudo acompañaba a mi padre a la producción, eso ya me gustaba mucho de niño.

Finstral lleva utilizando revestimientos de aluminio para las ventanas desde 1985. ¿Cómo y por qué entró en escena el aluminio?J. Oberrauch El aluminio es un material interesante que ofrece muchas ventajas. Es resistente a la intemperie. Se deja modelar muy bien. Es fácil de lacar. Solo tiene una desventaja, al menos en la construcción de ventanas: es muy buen conductor. El aluminio no es apropiado como material aislante, a diferencia del PVC. ¿Por qué seguimos entonces utilizando aluminio en las ventanas? Porque cada vez había más clientes que querían un marco de ventana oscuro. Pero el PVC de color oscuro se calienta si recibe una radiación solar fuerte y se puede deformar. El aluminio, por el contrario, se mantiene estable incluso a temperaturas muy elevadas. Así se nos ocurrió la idea de utilizar aluminio en la parte exterior, el cual podíamos revestir con cientos de colores distintos. Ese revestimiento de color de aluminio es totalmente resistente al calor. Viene a ser como una segunda piel que se coloca en el lado exterior. Una ventana de PVC y aluminio es, desde el punto de vista de la relación calidad-precio, la mejor ventana que se puede obtener hoy en día.

¿Es una relación atractiva entre el precio y las prestaciones lo más relevante o se trata también de la evolución estética que estamos viviendo?J. Oberrauch Sí, el aluminio como material tiene una imagen propia de alta calidad. Posee, además, un tacto y una estética propia, que muchos arquitectos y promotores de obra prefieren. Por eso equipamos muchas casas con ventanas de aluminio, no solo por la parte de fuera sino también por dentro. En el núcleo de nuestras ventanas, no obstante, siempre sigue habiendo un perfil de PVC. De este modo combinamos las ventajas de ambos materiales: la estética del aluminio y, en el centro, el aislamiento y la estanqueidad del PVC.

¿Fue ese el comienzo para ustedes del sistema modular de ventanas, siguiendo el principio de combinar lo mejor de todos los mundos?J. Oberrauch Sí, aunque en aquel entonces aún no lo llamásemos así. Años después hicimos todo un sistema de ventanas a partir de esa idea, nuestro sistema modular FIN-Project. Y cuando en 2012 estuve en Rosenheim con Helmuth Seebacher, en una conferencia sobre la innovación de ventanas y fachadas llamada: «La ventana modular». Tras escucharla, nos alegramos de estar a punto de introducir FIN-Project en el mercado.

H. Seebacher Al fin y al cabo, llevábamos años trabajando en ello en el departamento de Desarrollo de Productos. Y lo tuvimos listo justo a tiempo. (Se ríe.)

J. Oberrauch Y hoy hay que decir que fue una idea muy buena que seguimos desarrollando. Entretanto, podemos ofrecer cuatro materiales distintos para el lado interior: aluminio, vidrio, madera y ForRes. Esa gran libertad en el diseño es algo que aprecian mucho especialmente los clientes exigentes.

L. Oberrauch Eso es cierto. Hace una semana hablé con una pareja que había comprado ventanas FIN-Project. Los conozco desde hace tiempo y, hasta entonces, nunca se habían planteado poner lo que llaman «ventanas de plástico». Pero, en un momento dado, FIN-Project los convenció. La mujer estuvo tres cuartos de hora hablándome entusiasmada de sus nuevas ventanas. Al principio tenía hasta problemas para dormir porque ya no oía el habitual ruido de la calle. Increíble. Entonces fui una vez más consciente de que a ese tipo de cliente no la hubiésemos podido convencer ni con las mejores ventanas de PVC del mundo. Pero la variedad de material nos ha dado acceso a círculos de clientes totalmente distintos.

En teoría, el sistema Finstral permite tener 1.300 millones de variantes de ventanas. Kristin Oberrauch, ¿cómo se consigue transmitir al cliente esa diversidad casi infinita?K. Oberrauch Evidentemente, no se puede explicar a cada uno todo el programa de productos. Esto confundiría a los clientes. Ni tampoco es necesario. Durante la primera charla, ya se empieza a filtrar: ¿qué quiere y qué necesita el cliente? En gran parte es cuestión de conocer la naturaleza humana, de empatía. Un buen vendedor necesita ambas cosas. Pero, por supuesto, la enorme variedad de opciones también nos diferencia en el mercado: nosotros podemos ofrecer más, tenemos más soluciones de productos. A los arquitectos, por ejemplo, hay que explicarles con exactitud el sistema modular y la variedad de diseños sencillamente porque son más exigentes y entran más en detalle.

Thomas Pederiva, usted como arquitecto acaba de asentir con la cabeza. ¿Qué espera de un fabricante de ventanas en cuanto a servicio y calidad?Pederiva A ser posible que satisfaga todos mis deseos. Y con su sistema modular, Finstral cubre prácticamente todas las exigencias: perfiles a ras de suelo, soleras planas, protección solar integrada, combinación de materiales... Una gran ventaja es también que en Finstral uno lo obtiene todo de un solo proveedor, desde los diseños de conexión a obra hasta el montaje con premarco. Y yo aprecio mucho el tener un interlocutor fijo para todos los temas, eso aporta agilidad y resta complicaciones especialmente en la ejecución de grandes proyectos.

Finstral explica siempre las ventanas en cuatro dimensiones: exterior, centro, interior y entorno. ¿Le facilita su trabajo la didáctica del llamado Finstral Planer?Pederiva El principio de los cuatro dedos del Finstral Planner es inusual. Pero ofrece una buena orientación porque se aplica de forma consecuente a todos los productos. Y cuando aparece un nuevo producto, se entiende directamente en el contexto. Eso sí es una gran ayuda.

¿Cuál es su experiencia cuando habla sobre Finstral con sus compañeros? ¿Se encuentra con recelos frente a las ventanas de PVC?Pederiva Nosotros los arquitectos y también los promotores de obra tendemos a elegir, a primera vista, los materiales que mejor encajan estéticamente con el objeto. Pero, mirando dos veces, lo que cuenta son los argumentos técnicos y cualitativos. Cuando se incluyen estos en la conversación influyen, por supuesto, en la elección de forma decisiva. En la hostelería, el sector de muchos de mis clientes, la facilidad de mantenimiento, por ejemplo, es una tema muy relevante, y ésta es mucho mayor en el caso del PVC y del aluminio que en el de la madera.

Finstral es autosuficiente en el caso del PVC y el vidrio y fabrica todo en sus instalaciones. ¿Qué pasa con el aluminio?J. Oberrauch De acuerdo con nuestra aspiración de «Siempre en buenas manos», estamos de hecho incorporando el acabado del aluminio, para lo que estamos construyendo en nuestra fábricaen Borgo (IT) una planta de lacado propia, que entrará en servicio en 2019. Una vez más, hemos tomado esta decisión por buenos motivos puesto que también es importante para nosotros controlar la calidad en el caso del aluminio. Además, una planta de lacado propia aporta ventajas logísticas. Y una mayor libertad de diseño. Así mismo, esto nos permite ocuparnos de forma intensiva de desarrollar nuevas superficies de aluminio.

ForRes o bien: sostenibilidad y montaje con premarcoVerena Oberrauch, ¿cómo llegó usted a laempresa? ¿Ha sido una elección tan inevitable como la de su tío Luis o la de su hermano Joachim?V. Oberrauch (Se ríe.) En retrospectiva, fue inevitable, aunque haya tardado más. Y me alegro de haber trabajado un cierto tiempo fuera de la empresa. Pero llegó un momento en el que pensé: quiero formar parte de esta historia familiar. Y cuanto más tiempo llevo aquí, mayor es mi entusiasmo. También me hace muy feliz trabajar a diario con la familia.

Colaborar cada día con personas de la familia o a las que conoces desde niña es algo que echaría atrás a muchos.V. Oberrauch Muchos de los empleados realmente me recuerdan de niña, a mí eso me inspira una cierta confianza, es algo muy bonito. Para nosotros, la empresa forma parte de la familia. Cada uno de nosotros es responsable de sus propias áreas y está profundamente involucrado en todos los procesos. Al mismo tiempo, nos aseguramos conscientemente de que las jerarquías sean planas. Por eso, por ejemplo, contamos en la empresa con círculos de trabajo para todos los grandes temas. Se trata de reuniones interdepartamentales con todos los empleados y responsables involucrados. En ellas se habla de todo y nos cuestionamos mutuamente, de forma autocrítica y sin tabús. Y ese es también el marco en el que tomamos decisiones conjuntas para que todos las puedan comprender y hacer suyas, como en una buena familia. Esta forma de trabajar es algo que nosotros damos por descontado, pero los empleados nuevos o externos, con frecuencia, hacen referencia a esta especial cultura de Finstral.

“Llegó un momento ben el que pensé: quiero formar parte de esta historia familiar.”
Verena Oberrauch

F. Oberrauch Para nosotros es importante que todas las opiniones sean puestas sobre la mesa y escuchadas seriamente. Así podemos avanzar en el asunto. Al fin y al cabo, todos asumimos conjuntamente la responsabilidad del futuro de la empresa. Nuestro objetivo es entusiasmar a clientes exigentes. Eso está siempre en primer plano.

Esto se denomina dirección de empresa sostenible. Continuemos con el término sostenibilidad. Desde hace algunos años cuentan en su programa con el ForRes, un material procedente del reciclaje de la cáscara de arroz y descartes de PVC. Sr. Seebacher, ¿qué pensó cuando escuchó la idea de trabajar con cáscara de arroz?Seebacher Ah, sí, las cáscaras de arroz... en ese momento sí que me sorprendió. Pero luego experimentamos mucho con el material. Y cuando tuve en la mano por primera vez un perfil de ForRes, pensé que podría ser interesante para muchas aplicaciones.

Cuando empieza a experimentar, ¿va paso a paso o tiene de inmediato una gran visión en la mente?Seebacher Cuando se trata de desarrollos totalmente nuevos, vamos paso a paso: probamos, mejoramos, seguimos desarrollando... Actualmente utilizamos ForRes en persianas correderas y mallorquinas y en el lado interior de nuestras ventanas. Pero estoy seguro de que vamos a probar y encontrar otras aplicaciones.

Osvaldo Bona, usted ya ha experimentado y utilizado todos los materiales de Finstral. ¿Qué acogida tiene el ForRes en el mercado?Bona Hasta ahora nunca he utilizado ForRes. Cuando se trata de nuevos materiales y productos, se necesita mucho tiempo para explicarlos. Pero en cuanto algunos lo utilizan, otros les siguen. Un ejemplo: trabajé con Finstral por primera vez en 1995. En aquel entonces no se hablaba de PVC, sino despectivamente de «plástico». Tras nuestras primeras construcciones en Brixen, sin embargo, los clientes estaban cada vez más convencidos. En realidad, se puede decir que Finstral y yo hemos conseguido cambiar la imagen del PVC en las cabezas de la gente.

H. Oberrauch Así es, también con el PVC llevó un cierto tiempo hasta que la gente confió en el material. Así será también con el ForRes. Su tiempo llegará.

L. Oberrauch Por cierto, el tema de la sostenibilidad no se limita solo al ForRes. Muy pronto estuvimos convencidos de que es importante gestionar la empresa de forma sostenible, y buscamos continuamente formas de mejorar. Como ya ha mencionado el Sr. Sieberath, toda nuestra empresa está certificada de acuerdo con la normativa ISO, también el ámbito de la gestión energética y medioambiental; y se nos supervisa externamente. Un resultado de ello es la planta de reciclaje de PVC, en la que llevamos reciclando descartes de perfiles de la producción desde 2011. Estos se separan por tipos, se trituran y después se usan para la fabricación de nuevos perfiles de PVC o también de ForRes.

Sieberath Esta es otra ventaja del sistema modular. Puesto que la reutilización de materiales solo puede funcionar si se pueden separar sin problema. Esto funciona bien en Finstral, ya que se pueden volver a separar con la misma facilidad con la que se han unido. Además, los clientes pueden cambiar determinados componentes sin tener que renovar toda la ventana.

F. Oberrauch Creo que en el futuro se nos va exigir mucho en el ámbito de la sostenibilidad. Los clientes exigentes, especialmente los más jóvenes, quieren saber cómo se fabrican susventanas. ¿Cuántos recursos se utilizan, cuánto material reciclado se ha usado? En este sentido tenemos que hacer aún más y ser más transparentes en la comunicación.

“Los clientes exigentes, especialmente los más jóvenes, quieren saber cómo se fabrican sus ventanas.”
Florian Oberrauch

Sr. Bona, ¿está de acuerdo desde su perspectiva de promotor de obras? ¿Es la sostenibilidad un tema relevante para usted y sus clientes?Bona Hay gente que se informa con mucha exactitud sobre el tema de la sostenibilidad y le da mucha relevancia también en la construcción. Pero la sostenibilidad no se refiere solo a los materiales. Se trata también de un uso responsable de otros recursos, como el tiempo y la mano de obra. Mi ejemplo favorito es el premarco de montaje, en el que se coloca la ventana de forma rápida y sin complicaciones una vez terminada la fase de construcción. En Italia y en Finstral, este tipo de montaje se da por descontado y yo nunca construiría sin él. Los alemanes, sin embargo, no conocen este método. No entiendo el motivo.

Quizás usted pueda explicárnoslo, Sr. Sieberath. ¿Por qué se resisten los alemanes al premarco de montaje?Sieberath El premarco de montaje es, en realidad, una solución estupenda que ift lleva promoviendo desde los años ‘80. Pero los arquitectos alemanes en muchos casos construyen primero la estructura del edificio y después se piensan qué ventanas quieren utilizar. Si se utiliza el premarco de montaje, hay que decidirse antes, pero, a cambio, facilita el trabajo de las diferentes fases de la obra, que cada vez más cortas, y se gana tiempo... ¡y se protegen las ventanas de la suciedad y posibles daños! Es sorprendente los pocos arquitectos que aceptan este método en Alemania.

Pederiva Desde Südtirol, uno no deja de asombrarse. En nuestra región no se hace nada sin premarco de montaje.

Romina Ferrari, usted vende puertas de entrada para Finstral. ¿Supongo que también con premarco de montaje?Ferrari Yo no las vendo directamente, pero en mis contactos con clientes privados y arquitectos, efectivamente, siempre les hablo del premarco de montaje. Hoy en día, hasta el más pequeño arañazo en la superficie es motivo de reclamación. Y el premarco contribuye a evitar ese tipo de daños. El cliente espera una superficie perfecta, tanto en las puertas como en las ventanas. Pero luego hace que monten estos elementos en el muro a golpe de martillo; encima después viene el enlucido. Va contra la lógica de la calidad.

A diferencia con el Sr. Seebacher, hace solo un par de años que usted forma parte de la familia. ¿Cuál fue su primera impresión de la empresa?Ferrari Llevo unos cuatro años trabajando para Finstral, pero hace más tiempo que conozco la empresa porque antes trabajaba para un distribuidor. Pero, en realidad, siempre quise trabajar directamente para Finstral. Y, desde el primer día de formación, ya estaba totalmente entusiasmada porque muchas cosas en Finstral estaban mejor pensadas. Por ejemplo, el Finstral Planner, con el principio de los cuatro dedos «Exterior, centro, interior, entorno», es claro y está bien estructurado. Eso facilita el trato con los clientes, ya que permite explicar la gran variedad de diseños de una forma convincente y sencilla.

Si tuviera que resumir, desde la perspectiva de una empleada, qué tiene Finstral de especial...Ferrari La empresa da mucho, pero no regala nada. Ahora, si uno se implica, si realmente quiere, entonces en Finstral es posible crecer y crecer como empleado.

Madera o bien: el pasado se encuentra con el futuro Florian Oberrauch, entretanto Finstral ofrece también madera maciza como otra variante más para el lado interior. Y ello mediante una producción propia de la madera en Oppeano (IT). ¿Se trata de un regreso a los orígenes? Al fin y al cabo, su abuelo tenía una carpintería.F. Oberrauch Creo que no estamos regresando a un capítuloanterior en la historia de Finstral, sino que más bien estamos empezando uno nuevo. El Sr. Pederiva dijo antes que hay clientes que no renuncian a la madera, que aprecian ese tacto y aspecto característicos. Y justo eso es lo que podemos ofrecer ahora. Lo nuevo es que desde hace poco cortamos y procesamos la madera en nuestra planta propia. Hacerse con esa competencia y habilidades no ha sido fácil, ya que la madera es un material relativamente exigente: crece de forma natural y por ello presenta irregularidades. Pero nos impulsó la idea de combinar el vidrio, la madera, el PVC y el aluminio. Yo diría que a través de esa variedad de materiales hemos optimizado la ventana hasta convertirla en la más innovadora que existe ahora mismo en el mercado.

Stefanie Winter, usted está cada día en contacto con los clientes en calidad de distribuidor. ¿Sigue siendo la madera el material favorito?Winter La madera siempre está solicitada. Pero la clásica ventana de madera tiene un aspecto robusto y masivo, que no gusta tanto. Otra cosa que echa atrás es que la madera, por el lado exterior, requiere mucho cuidado. Finstral, por el contrario, combina una óptica de marco muy estrecha con el revestimiento de madera maciza, pero solo por el lado interior, es decir, allí donde la madera no requiere cuidado y se conserva casi eternamente porque está protegida. Esto me permite satisfacer todos los deseos del cliente.

¿Cómo convence a sus clientes de las ventajas? ¿Qué importancia tiene la presentación durante el primer encuentro?Winter Es muy importante. En nuestra región hay muchos fabricantes de ventanas de PVC. Por eso tenemos que destacar, sin duda, sobre todo mediante la calidad. Nosotros ofrecemos un buen producto, un buen servicio y un montaje certificado. Nuestro asesoramiento al cliente dura, de media, entre una hora y media y dos horas y media. Lo ideal para ello son los Desk Planner, que Finstral lleva utilizando desde hace un par de años. También aquí se aplica el principio de los cuatro dedos «Exterior, centro, interior y entorno». Esto es algo que no tiene ningún otro fabricante de ventanas. Cuando se exponen las numerosas posibilidades al cliente de una forma tan estructurada, suelen disfrutar escogiendo las ventanas. Yo diría que es la didáctica perfecta para un producto perfecto.

¿Qué va a ser lo siguiente en la fabricación de ventanas? ¿Existen ya nuevas ideas, nuevos materiales?Sieberath Va a haber muchos nuevos desarrollos en la fabricación de ventanas. En el ámbito del metal se intentan mejorar las debilidades del aluminio - la dilatación longitudinal y la conducción de calor - mediante nuevas técnicas. En Rosenheim estamos trabajando intensamente en la composición de la madera, para poder mezclar directamente madera y celulosa con el PVC en la extrusión de los perfiles. En el ámbito del PVC se trata de la sustitución de los derivados del petróleo con materias primas renovables. Las empresas del futuro tienen que plantearse ya hoy este tipo de temas.

F. Oberrauch Para aprovechar mejor los recursos, estamos probando ahora mismo si sería posible fabricar FIN-Project por completo con materiales reciclados. En el caso del PVC ya lo hacemos. El aluminio, en realidad, también se puede reutilizar estupendamente. Y en cuanto a la madera, materia prima renovable, ya la estamos usando con moderación.

Los empresarios de Finstral del futuro están sentados en esta mesa, puesto que la segunda generación de Oberrauch está conduciendo ya la empresa hacia el futuro. ¿Qué desean conservar a toda costa? ¿Y cuáles son las áreas en las que desean poner nuevos acentos?V. Oberrauch Conservar queremos, en todo caso, la carencia de prejuicios que ha demostrado la generación anterior y el valor para atreverse a probar cosas nuevas. ¿Qué queremos añadir? ¡Debería haber más mujeres en puestos de responsabilidad! Las mujeres sencillamente marcan la cultura empresarial de manera distinta a los hombres. Por eso me alegro de que en el encuentro de hoy ya haya algunasmujeres sentadas a la mesa que desempeñan un papel habitualmente ejercido por los hombres.

K. Oberrauch En todo caso, vamos a mantener nuestro espíritu innovador. Aspiramos a fabricar las mejores ventanas y a contar con la mayoría de las innovaciones en el mercado. Para ello tenemos que hacer también grandes inversiones. En este sentido, podemos tomar ejemplo de nuestros padres: no dudar mucho y dar un paso adelante en el momento oportuno. Por supuesto, también hay en la empresa algunos comportamientos rígidos que deberíamos dejar atrás. Pero, en general, aquí reina un buen espíritu.

“En todo caso, vamos a mantener nuestro espíritu innovador.”
Kristin Oberrauch

Para finalizar, todos los presentes deben responder a una última pregunta, la de cuál es su material favorito. A la mayoría les cuesta elegir, pero al final surge la siguiente lista: a Luis, Kristin y Florian Oberrauch, así como a Osvaldo Bona les entusiasma el vidrio. Helmuth Seebacher, Joachim Oberrauch, Romina Ferrari y Marziale Bonasio se decantan por el PVC. Thomas Pederiva, Stefanie Winter y Verena Oberrauch se deciden por el aluminio. Y, como buen descendiente de una familia de carpinteros, Ulrich Sieberath elige la madera. El único que no cede y no quiere escoger es el fundador de la empresa, Hans Oberrauch. Aunque los otros protestan, con él se hace una excepción...H. Oberrauch Mi favorita es la combinación. Aluminio por fuera por la resistencia a la intemperie y la diversidad de colores. En el centro, el PVC por su capacidad de aislamiento y resistencia a la torsión. Y para el interior se puede elegir libremente entre PVC, aluminio, ForRes, madera o vidrio, lo que uno quiera. Entretanto, hemos conseguido una patente para nuestro sistema modular de ventanas FIN-Project. Y me alegra que todos estén convencidos de que es bueno y bonito.
El arte de combinar.
Helmut Seebacher trabaja desde hace más de 35 años para Finstral y, como responsable del departamento de Desarrollo de productos, es quien más innovaciones pone en marcha.
El arte de combinar.
Marziale Bonasio, propietario de la empresa Thermo-Infissi, fue uno de los primeros distribuidores de Finstral en Italia.
El arte de combinar.
Ulrich Sieberath, es desde 2004 el director del Institut für Fenstertechnik Rosenheim. Ift es un instituto independiente dedicado al control, investigación y certificación en el campo de la construcción de ventanas, que lleva más de 30 años cooperando estrechamente con Finstral para establecer nuevos estándares de calidad.
El arte de combinar.
Thomas Pederiva, Planstudio Pederiva, proyecta y construye numerosos hoteles en Südtirol. Aprecia el lenguaje y la diversidad de diseño de las ventanas Finstral.
El arte de combinar.
Osvaldo Bona, titular de la empresa Bona Immobilien, lleva construyendo viviendas en propiedad y locales comerciales en Eisacktal desde los años 1990. Siempre con Finstral, por convicción.
El arte de combinar.
Romina Ferrari, empleada de Finstral, es delegada comercial de las puertas de entrada.
El arte de combinar.
Stefanie Winter, Fenster Stempfle, distribuidor de Finstral de Rosenberg/Aalen en Baden-Wurttemberg (Alemania). Su padre empezó a vender ventanas Finstral en el año 1989.
¿Está interesado en continuar con la lectura de nuestros artículos?
Descubra más aquí.