Siempre funcionales.
Siempre estéticas.
En esta entrevista, los fundadores de Finstral nos cuentan los 50 años de historia y de éxito de la empresa familiar de Südtirol.
Siempre funcionales.<br />Siempre estéticas.
Finstral es uno de los fabricantes de ventanas líderes en Europa. Hoy levantamos el telón para descubrir quién está detrás de la marca. Seis miembros de esta familia de empresarios sudtiroleses Oberrauch ocupan cargos directivos. Hablamos con tres de ellos: Hans Oberrauch (77), quien fundó Finstral en 1969 junto con su socio Max Lintner y sigue aún activo en el desarrollo de nuevos productos. Luis Oberrauch (62), a quien su hermano Hans incorporó a la empresa en 1976 y responsable de la división Italia y de Ventas. Y, por último, Joachim Oberrauch (42), que siguió a su padre Hans en la dirección y es responsable de la división Alemania y de Marketing.

Entrevista: Barbara Teichelmann, Stefan Sippell
HO: Hans Oberrauch LO: Luis Oberrauch JO: Joachim Oberrauch

Dos generaciones de Oberrauch en una mesa. Nos encontramos en la nueva planta de verandas de Klobenstein en Ritten, a tan solo unos pocos kilómetros de la sede central de Finstral en Unterinn, un pequeño pueblo, al norte de Bolzano. Las ventanas de la sala de reuniones son impresionantemente grandes; a través de ellas resplandece majestuoso el macizo rocoso del monte Schlern bañado por el sol de la tarde. El ambiente es relajado, los tres Oberrauch parecen deseosos de iniciar esta conversación... y al mismo tiempo curiosos por las respuestas que den el hijo y el hermano, sobrino, padre y tío. A medida que hablamos va anocheciendo hasta que el cristal parece perder su transparencia y convertirse en un espejo.

Cómo empezó todo - o bien “Función y estética”

Finstral lleva teniendo éxito con ventanas de PVC desde hace 50 años. ¿Cómo surgió el nombre de Finstral?HO: Siendo carpintero, había observado el desarrollo del diseño de muebles y me entusiasmaban especialmente los muebles finlandeses. Esa extraordinaria compenetración de función y estética siempre me ha atraído, y esa exigencia es la que quise tomar como ejemplo. Los muebles solían tener nombres con “Finn”. A eso le añadí Strahl - que en alemán significa rayo de luz - puesto que a través de una ventana penetran los rayos de sol... ¡además, en italiano ventana es “finestra”! Así que no tuve que darle muchas más vueltas.

JO: Qué me dices. Finlandia. Eso no lo sabía.

LO: Interesante es que durante un breve tiempo, el nombre de la empresa no se escribió como ahora, sino con una “h” muda, como en “Strahl”. Creo que durante dos años.

HO: Ni eso. Menos. Solo un año.

¿Y por qué ventanas?HO: Éramos carpinteros de obra y, sobre todo, de muebles, una ebanistería con siete empleados. En aquel entonces ya hacíamos ventanas, pero de madera y en cantidades modestas. En 1968 fue cuando nos fijamos por primera vez en las ventanas de PVC...

LO: ...en anuncios de revistas alemanas. Hoechst [1] hizo mucha publicidad sobre una nueva materia prima, el PVC rígido [1] resistente a los impactos. Ideal para ventanas. Tanto entonces como ahora.

Cuando uno ha trabajado tanto previamente con la madera, ver el futuro en el PVC no es precisamente lo más lógico...LO: En aquella época se confiaba mucho en Hoechst. Lo que ellos hacían era prácticamente sagrado. Por eso estábamos seguros de que con el PVC se podía hacer algo.

HO: Si bien los primeros tres años fueron realmente difíciles. Al principio, importábamos de Alemania casi la totalidad de los productos semielaborados [2], es decir, los perfiles [2], los herrajes, etc. Pero en aquel entonces, en Italia estaba la lira que se devaluaba rápidamente...

LO: Uno acordaba un precio por una ventana y ya durante la producción se encarecía todo para nosotros cada vez más, de modo que al final habíamos vendido la ventana sin beneficios, incluso con pérdidas.

HO: Por eso, en 1972 nos decidimos a desarrollar sistemas propios y a encargar a una empresa italiana la extrusión de los perfiles...

JO: ... hasta 1980, cuando incorporamos también esa fase de la producción en la empresa.

HO: Y, de pronto, empezamos a ganar dinero, ya que no dependíamos tanto de las importaciones de Alemania.

LO: El crecimiento siguió mejorando con la entrada del primer grupo de distribuidores alemanes a mediados de los 1970. Se habían fijado en nosotros a través de la publicidad que Finstral había hecho en periódicos locales.

HO: Los distribuidores también habían observado en Alemania que el PVC se estaba poniendo de moda. Tras haber hecho buenos negocios con fabricantes italianos de ventanas de aluminio, asumieron, por supuesto, que también era posible con el PVC. Y así fue. La llegada de compradores alemanes aportó a la empresa crecimiento y euforia.

Sr. Oberrauch, ¿fue en esos años cuando convenció a su hermano Luis de que participara en la empresa?HO: Exacto. En parte vino él y en parte lo traje yo (se ríe).

LO: Necesitaba gente que colaborase. En aquella época había mucho que hacer.

HO: Y toda la empresa era un tema de familia. También aquellos que entonces no participaban activamente, observaban atentamente y proponían, por así decirlo.

Filosofía de empresa - o bien “En beneficio del cliente”

¿Tiene Finstral una filosofía de empresa? Usted ha mencionado la función y la estética...LO: Eso puede definirse como filosofía de producto. Pero filosofía de empresa...

HO: Siempre me ha preocupado el beneficio del cliente. Esta actitud sí puede calificarse de filosofía. En el sector de los muebles era, por supuesto, más el diseño. En el caso de las ventanas también se trata del diseño pero, sobre todo, de la función. Tienen que ser resistentes al clima, por lo que las exigencias son mucho mayores. Aún hoy sigo pensando cómo se podría mejorar en beneficio del cliente, por supuesto, de modo que pueda venderse. Claro.

LO: Para nosotros sencillamente también es importante hacer bien aquello que hacemos. Hacer bien las cosas en interés del cliente. Que el cliente reciba lo que, con razón, se espera de nosotros.

HO: Es decir, conservar siempre la credibilidad. Hay que evitar presumir demasiado y después no cumplir lo prometido.

LO: Probablemente este sea el motivo de por qué con el paso de los años nosotros hemos asumido personalmente la gestión de todos los procesos que giran alrededor de la ventana: desde la elaboración del granulado de PVC, pasando por la producción del vidrio aislante, hasta el montaje. En realidad, nadie hace eso salvo nosotros. Cuando todo procede de uno mismo, la responsabilidad recae en nosotros. Es una oportunidad y al mismo tiempo es una responsabilidad.

JO: Todo de una misma mano y casi todo de fabricación propia... esto también se puede calificar como una filosofía que influye en la empresa. Queremos, además, que Finstral ofrezca oportunidades laborales a la gente de la región.

LO: Existen realmente muchos ejemplos de empleados que empezaron realizando tareas muy simples en la empresa y que ahora ocupan importantes cargos directivos.

Empresa familiar - o bien “Lo llevamos en la sangre”

Es decir, que sienten una responsabilidad para con su tierra. La sede de la empresa sigue estando en Unterinn en Ritten.HO: Sí, eso es importante para nosotros.

LO: Al mismo tiempo, fuimos una de las primeras empresas sudtirolesas en expandirse geográficamente [3] y, después, en salir al extranjero.

¿Pero el corazón sigue latiendo aquí donde está la central de Finstral?JO: Así es, no solo para mí, sino también para nuestros empleados. Seguramente también porque nosotros, por nuestra naturaleza, queremos seguir siendo una empresa familiar.

¿Qué es tan importante para ustedes en este aspecto?LO: Transmitir al conjunto de la empresa la estructura y la cultura de una familia que funciona bien. Tenemos jerarquías horizontales, tomamos decisiones con rapidez, colaboramos de forma flexible y conocemos la materia en profundidad. No porque sea un estilo de liderazgo moderno, sino porque en Finstral, por así decirlo, lo llevamos en la sangre.

¿Quiere esto decir que dentro de la empresa el trato con sus familiares es el mismo que con los demás empleados?JO: En todo caso somos más estrictos (se ríe). No, no hacemos diferencias.

LO: Hace poco hice la cuenta de la gran cantidad de empleados que llevan más de 20 o incluso 30 años trabajando con nosotros. Me sorprendió. Es una muestra de que los tratamos de forma honesta, respetuosa y correcta. Por supuesto que hay enfrentamientos a veces duros, pero con objetividad.

JO: Intentamos pensar siempre en la solución, también cuando se discute.

PVC - o bien “Es el material ideal para una ventana”

Nos han contado cómo en 1968 se fijaron por primera vez en el PVC. ¿Qué es lo que les fascina de él?HO: El PVC es un material resistente a los impactos que efectivamente cumple lo que promete, tanto en términos de resistencia a la intemperie como en términos funcionales. Además, siempre nos hemos interesado también por la estética y el PVC permite que se hagan ventanas bonitas. A esto hay que añadir la resistencia de soldadura, una sólida resistencia a la tracción del tornillo, la estanqueidad de las ventanas y óptimas propiedades aislantes. Realmente tiene muchas cosas positivas.

LO: Es el material ideal para una ventana.

HO: Lo único en contra del PVC es el gusto personal. Hay gente que tiene un vínculo emocional con la madera y hay gente que lo tiene con el aluminio. Y hay otra a la que le entusiasma el acero. Esto son los principales materiales que se utilizan en la fabricación de ventanas. Si alguien quiere madera a toda costa, entonces no hay nada que discutir: quiere madera... pero, en cuanto a función, durabilidad y valor en el tiempo estamos seguros de que no hemos prometido demasiado. El PVC [4] es un producto duradero que convence.

JO: Y es por eso que estamos seguros de que, aunque se utilicen otros materiales, en el núcleo debe haber siempre PVC.
Siempre funcionales.<br />Siempre estéticas.
Joachim Oberrauch
Siempre funcionales.<br />Siempre estéticas.
Encuentro con los directivos de Finstral en el moderno establecimiento de producción de verandas. De izquierda a derecha: Luis Oberrauch (vicepresidente del Consejo de Administración), Joachim Oberrauch (miembro del Consejo de Administración), Hans Oberrauch (presidente del Consejo de Administración).
Desarrollos en Finstral - o bien “Se requiere una cierta tenacidad”

A Finstral se le atribuye haber impulsado el sector desarrollando nuevas soluciones. ¿Cuáles son las innovaciones más importantes en la historia de la empresa?HO: El sistema de perfil 200 que sacamos al mercado en 1979 sigue siendo hoy la base para obtener los mejores productos.

LO: Y el acabado de las superficies. Las superficies grabadas [5] son un distintivo de la marca Finstral. En los años 1980 las superficies con estructura de madera estaban muy solicitadas. Al principio usábamos un sistema con una lámina de madera. Después empezamos a experimentar nosotros mismos y a desarrollar nuevos procedimientos. Prescindimos de la lámina y trabajamos directamente con el PVC. El resultado fue una superficie estupenda. Era algo completamente nuevo que nadie había hecho así y que el mercado aceptó encantado y con rapidez.

HO: Los buenos distribuidores buscan siempre productos diferentes, que les hagan diferenciarse de la competencia. De ese modo la venta ya no es una cuestión de precio.

JO: La característica exclusiva de nuestras superficies nos ha permitido tener éxito en el mercado.

HO: Siempre hemos buscado mejorar la técnica para optimizar los resultados. Eso solo funciona probando y volviendo a probar... hasta que se consigue. Sin duda se requiere una cierta tenacidad. Hay que invertir mucho trabajo, pero eso nos ha abierto nuevas vías una y otra vez. Por suerte, nuestros empleados siempre están interesados en cosas nuevas.

Volvamos a las grandes innovaciones de Finstral: el sistema 200, después las superficies, ¿y qué más?JO: En 2001, empezamos a adherir vidrio y marco [6] en vez de calzar el vidrio. Esto nos permite conseguir perfiles muy estrechos...

HO: ... y el manejo de la ventana es más fácil. Se percibe una mayor calidad al abrir y cerrar. Una ganancia funcional que dura en el tiempo.

LO: Y luego está también nuestro sistema de ventana FIN-Project [7], con la introducción de la estructura modular de los marcos de ventana. Esto significa que dividimos cada marco en tres partes: el lado exterior, el núcleo y el lado interior. El núcleo asume la función de aislamiento y hermeticidad, aquí se encuentran los herrajes y el vidrio aislante. El lado exterior e interior se encargan de la función estética y pueden ser ejecutados en diversos materiales y colores, por ejemplo, en las diferentes variantes de aluminio. Combinando entre ellas estas partes el cliente puede obtener su propia ventana ideal.

JO: No hay que olvidar que con nuestro nuevo horno de templado del vidrio y la planta de tratamiento del vidrio que instalamos en nuestra fábrica de Scurelle en 2014, ahora tenemos nuevas posibilidades de incorporar el vidrio en el desarrollo de la ventana desde el principio. El resultado se refleja en nuestra línea Cristal donde el vidrio cubre por completo el marco dando a la ventana una estética nueva.

LO: Tienen un aspecto realmente moderno y ligero, pero se mantienen todas las funciones importantes para nosotros y para nuestros clientes.

¿Qué factor ha sido decisivo en la distribución de los productos?JO: La gestión del mercado. En los años 1980 empezamos a introducirnos en nuevos mercados: después de Alemania vinieron Francia, Holanda, España y otros.

LO: En realidad, no reuníamos los mejores requisitos para acceder a esos mercados, puesto que no teníamos mucha experiencia. A nivel lingüístico y cultural ya era toda una aventura simplemente ir a Francia. Pero funcionó y, a posteriori, hay que decir que fueron buenos tiempos.

HO: Fueron viajes muy bonitos. Muy bonitos (se ríe).

Exigencias del cliente - o bien “Tiene que ser bonita y también durar 40 años”

¿Cómo han cambiado a lo largo de los años las exigencias que plantea el cliente respecto a la ventana?LO: Nuestros clientes quieren una mayor libertad de elección... en cuanto al diseño, en cuanto al equipamiento... Además, hay determinadas exigencias que han cambiado, hoy en día los requisitos de aislamiento térmico son otros. La seguridad también es hoy un tema importante. Y la estética también ha cambiado, está cambiando mucho en estos momentos.

¿En qué sentido?JO: Cada vez menos marco, cada vez menos visible, a ser posible solo muro y vidrio, esta tendencia es muy patente entre los arquitectos. Perfil estrecho, fino, pero tecnológicamente perfecto. Sin renunciar por ello a la funcionalidad.

¿Es esto algo que les molesta como fabricante de ventanas... que los clientes, los arquitectos cada vez quieran menos marco en la ventana?LO: Marco tiene que haber a pesar de todo, porque tiene que cumplir determinadas funciones. Tiene que ser bonita y también durar 40 años. A esto nos sentimos obligados de cara al cliente.

JO: Otro aspecto es la seguridad.

LO: La seguridad junto con un buen diseño.

HO: Y un buen aislamiento.

LO: Hace un tiempo intentaron robar en la casa de un empleado, pero, por suerte, tenía las ventanas Finstral más recientes y el ladrón no consiguió entrar. El tema está siempre presente, el miedo a que entren a robar. Al mismo tiempo, el cliente no quiere renunciar a un buen diseño. Nosotros que somos los fabricantes de ventanas tenemos que tener en cuenta todo esto.

HO: Lo que también ha cobrado importancia es el montaje. Antes no era así, pero el montaje es muy, muy importante. Hay que saber hacerlo.

JO: Por eso, en los últimos años, hemos hecho del montaje [8] un tema muy relevante. Puesto que ahí es donde estamos en contacto con el cliente, es el último eslabón de la cadena, solo entonces termina nuestro trabajo. Además del montaje perfecto, cuentan otros pequeños detalles como dejar al cliente todo limpio al terminar el trabajo. Es por eso que nosotros, en la Venta directa y para los distribuidores especializados de Finstral, hemos introducido un control de calidad consecuente para el montaje.
Siempre funcionales.<br />Siempre estéticas.
Para nosotros sencillamente también es importante hacer bien aquello que hacemos. Hacer bien las cosas en interés del cliente. Que el cliente reciba lo que, con razón, espera de nosotros.
Consejos para quien se está construyendo una casa - o bien “Finstral, Finstral, Finstral”

¿Tienen tres consejos rápidos para alguien que se esté construyendo una casa y tenga que decidir: “qué ventanas son las mejores para mí”?LO: Los tres mejores consejos para un inmueble son: ubicación, ubicación, ubicación. Los tres mejores consejos para una buena ventana son: Finstral, Finstral, Finstral (se ríe).

HO: Yo diría que la combinación de PVC y aluminio es una elección muy buena porque responde a todas las exigencias.

JO: Ventanas no demasiado pequeñas, suficientemente grandes...

HO: Y perfiles estrechos, porque ayudan a crear un espacio con una sensación de bienestar. Las ventanas con marcos anchos resultan pesadas y hacen que el espacio también se vuelva pesado. Si son estrechos, aportan ligereza al espacio.

LO: Pero también soy de la opinión de que no se debe exagerar con las superficies acristaladas. El vidrio es un material fascinante; el rendimiento del vidrio es, en principio, enorme. Pero también necesita un muro y materiales que acumulen el calor.

La vista desde la ventana - o bien “Un lugar que transmita la sensación de libertad”

¿Qué importancia tiene para usted la vista que se tiene a través de la ventana? ¿Les influye, también en su trabajo?HO: Si paso la noche en un hotel, lo primero que hago es acercarme a la ventana. Y me alegro si veo un bonito paisaje o una animada perspectiva de la ciudad. Si veo un patio interior oscuro y descuidado, entonces ya no me siento bien. Puedo correr las cortinas, pero la impresión deprimente permanece.

LO: Yo también creo que un buen entorno favorece el trabajo. Hace bien mirar alrededor y ver un lugar que transmita la sensación de libertad.

HO: Y la comunicación a través de la ventana tiene su importancia. En el pasado se hacía mucho más.

¿Existe aún en Südtirol la tradición bávara “Fensterln”, donde los hombres enamorados utilizan una escalera para alcanzar la ventana de su amada y ascender por ella?LO: Ya no. Ahora todos entran directamente por la puerta.

JO: O ya solo por Facebook (se ríe).

La pasión por las ventanas - o bien “En realidad siempre miro a mi alrededor”

¿Qué sucede cuando caminan por la ciudad, van mirando las ventanas? ¿O son capaces de ignorarlas?JO: Con frecuencia. Mucho. En realidad siempre miro a mi alrededor.

LO: Mi mujer dice que siempre voy con la cabeza para arriba.

HO: A mí también me lo han dicho. Aunque sé que es peligroso si hay mucho tráfico (se ríe).

LO: Cuando estoy en una gran ciudad... con edificios antiguos y miles de ventanas, me pregunto quién las haría en aquel entonces. Uno observa, mira y descubre el aspecto característico del país: así son las ventanas en este país y así las montan. Nuestra tarea no solo consiste en dirigir una empresa, sino que también hay que conocer bien la materia. Hay una cosa que no hemos cambiado hasta hoy: las ventanas sencillamente nos interesan y nos entusiasman.

¿Se podría decir que tienen una relación emocional con la ventana?JO: Creo que sí. Si se contempla la ventana solo desde el punto de vista material y técnico no se puede mantener la motivación por este producto. Hace falta la parte emocional para que la ventana te entusiasme durante tanto tiempo.

HO: Al principio no quería saber nada de las ventanas. Solo quería hacer muebles, ser ebanista, y lo hacíamos bien en el taller que teníamos entonces. La ventana, en un principio, me parecía aburrida, pero se ha corroborado lo contrario. El tema de la ventana no tiene fin.

[1] Hoechst, PVC rígido
Hoechst AG era una de las mayores empresas químicas y farmacéuticas de Alemania. En 1958, introdujo en el mercado el Hostalit Z, un PVC rígido resistente a los impactos destinado a la industria de la construcción, que en los años 1960 cobró gran relevancia para la fabricación de ventanas. El PVC rígido sigue siendo hoy la base de todas las ventanas de PVC; y, tanto entonces como ahora, hay numerosos fabricantes de esta materia prima. Las primeras ventanas de PVC fueron fabricadas, por cierto, en 1954 por Dynamit-Nobel AG.

[2] Productos semielaborados/perfiles
Productos semielaborados es un término genérico para designar objetos prefabricados. En el caso de una ventana de PVC puede tratarse, por ejemplo, de los perfiles. El marco de una ventana se compone de perfiles que son extrusionados en forma de largas barras. Pero no todos los perfiles son iguales. En la sección transversal se reconoce una estructura específica según el fabricante. Es, por así decirlo, la huella digital del correspondiente fabricante de ventanas.

[3] Centros de producción
Finstral tiene 14 plantas de producción en Italia y Alemania. De la distribución se encargan 1.000 distribuidores especializados en 14 países europeos. Además, hay filiales de Finstral en España, Francia, Suiza, Alemania y Países Bajos.

[4] PVC
Finstral trabaja con PVC rígido resistente a impactos, un material extremadamente duradero y estable. El PVC puede adoptar prácticamente cualquier forma, es uno de los mejores aislantes y es 100% reciclable. En la planta de reciclaje propia de la empresa se procesa el PVC de las ventanas Finstral para volverlo a convertir en granulado de diferentes tipos y reutilizarlo en la fabricación de nuevos perfiles.

[5] Superficies
Las superficies grabadas de los perfiles de PVC de Finstral reproducen la apariencia de las vetas de la madera barnizada y están disponibles en blanco, blanco antiguo y blanco perla. O como superficie de PVC satinada con un moderno aspecto mate están disponibles en blanco, gris seda y gris. Gracias al proceso de grabado, la superficie se vuelve más dura y con menos microporos. Esto la hace más resistente a los arañazos y más fácil de limpiar que los perfiles de PVC lisos.

[6] Adherir en vez de calzar
La unión adhesiva es una técnica de montaje para el anclaje del vidrio en el marco. Tradicionalmente, el vidrio se calzaba al marco mediante calzas de plástico en puntos específicos, lo cual le otorgaba su estabilidad angular. Mediante la adhesión, por el contrario, el vidrio crea una unión perimetral estable con el marco de la hoja. Esta técnica garantiza una mayor estabilidad a lo largo del tiempo y la máxima comodidad en el manejo.

[7] FIN-Project
FIN-Project es el nombre de una línea de ventanas Finstral con el núcleo de PVC y un revestimiento de aluminio. El núcleo de PVC garantiza un aislamiento térmico óptimo y una gran hermeticidad. Resistente a la intemperie y elegante, el aluminio utilizado para el revestimiento de la parte exterior e interior es especialmente fácil de limpiar y ofrece una extraordinaria libertad en el acabado en todos los colores RAL. Para la parte interior también puede elegir entre madera maciza y, por primera vez en el sector de las ventanas, ForRes, el nuevo material sostenible compuesto de PVC y cáscaras de arroz. Para satisfacer las más variadas exigencias, están disponibles diferentes marcos hasta llegar a la hoja FIN-Project Nova-line Cristal Twin, en la que el marco de la hoja desaparece por completo tras el vidrio tanto en la parte exterior como interior.

[8] Montaje certificado
En el año 2013, Finstral recibió el certificado de montaje del prestigioso instituto ift de Rosenheim, especializado en la técnica de ventanas. El proceso de certificación del ift incluye la aprobación de las conexiones a obra del montaje y la formación continua de todos los empleados involucrados en el montaje. Además, en el ámbito de la gestión de calidad se realizan controles internos con un plan de medidas y controles externos por parte de ift. El sistema de certificación se extiende también a los distribuidores de Finstral.
 
Siempre funcionales.<br />Siempre estéticas.
¡Vaya vistas!: Frente a la sede central de Finstral en Unterinn (cerca de Bozen) se eleva majestuoso el Schlern (2563 m). Es uno de los macizos montañosos más característicos de los Dolomitas y un emblema de Südtirol.
¿Está interesado en continuar con la lectura de nuestros artículos?
Descubra más aquí.
Siempre se trata en su totalidad.
Siempre se trata en su totalidad.
Siempre se trata en su totalidad.
Una entrevista con el catedrático Andreas Hild para hablar de la relación entre las ventanas y los edificios, y de la idea de narrar historias a través de la arquitectura.