Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
Una guía para limpiar ventanas.
Hay que tener presente que Herta Tratter (57) y Mathilde Treibenreif (57) llevan dos y tres décadas respectivamente garantizando la maravillosa vista que goza la sede central de Finstral en Unterinn (cerca de Bozen en Italia). Algunas cosas han cambiado desde entonces: Finstral ha crecido, se han construido nuevos edificios y se han realizado nuevas y siempre más grandes superficies acristaladas. Las dos asistentes de limpieza se encargan cada día de que nada nuble la visión en los espacios más importantes... y dos veces al año se encargan de limpiar la totalidad de las ventanas. “¡Lo cual es suficiente!” ¿Pero cuál es el secreto para una limpieza sin manchas? Herta y Mathilde nos revelan sus secretos y consejos de expertas.

Corazón, humor y trapos: una guía para limpiar ventanas.“¿Qué ventana preferimos limpiar? A la que no llegamos”. Herta y Mathilde se ríen. No, por supuesto disfrutan más limpiando aquellas ventanas por las que pueden disfrutar del fantástico panorama del Südtirol. Desde la sede de Finstral uno no se puede cansar de las vistas, sobre todo la del Schlern y de Rosengarten. Los grandes frontales acristalados FIN-Vista invitan especialmente a deambular con la mirada por este paisaje tan espléndido. “Pero por desgracia con solo mirar no se limpian las ventanas”, reconocen Herta y Mathilde... ¡Así que manos a la obra!

Necesitamos...
  • Agua (aliado que no puede faltar, muchas veces infravalorado)
  • Trapo de microfibra
  • Limpiacristales de goma
  • Esponja para limpiar
  • Trapo seco
  • Papel absorbente
  • Rascador limpiacristales
  • Lavavajillas normal o detergente multiusos
  • Crema limpiadora delicada
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
1 Preparativos
1 Preparativos.Póngase los guantes y, a ser posible, prepare dos cubos con agua un poco caliente. Eche en uno de ellos unas gotas de detergente multiusos. Desaconsejamos usar limpiacristales, puesto que pueden dejar rastro.

2 Pasar el trapo.Humedezca bien toda la ventana con un trapo de microfibra bien escurrido mojado en el agua con detergente multiusos. De este modo se elimina la arena y el polvo y se reblandece la suciedad más resistente, que se eliminará a continuación frotando vigorosamente con el trapo y, de ser necesario, con un poco de crema limpiadora. Si hace falta, como en el caso de restos de adhesivos, puede utilizar un rascador de limpieza adecuado para el vidrio. Debe asegurarse de que todo está bien reblandecido y de que se usa bien el rascador. La lama debe ser nueva.

3 Limpiar alrededor.Abra la ventana. Pase también el trapo humedecido en agua y detergente multiusos por la parte interior del marco y de la hoja, incluidos los herrajes. Frótelo todo con el trapo o con una esponja.

4 Trabajo de precisión.Si algo de suciedad se resiste en el marco, utilice la esponja. ¡Acuérdese siempre de humedecerlo antes!

5 Aclarado.Moje un trapo limpio en el cubo con agua limpia sin detergente y páselo concienzudamente por todas las partes de la ventana. Lo importante es que realmente no quede ningún resto de detergente en el vidrio, porque los rayos del sol podrían oxidarlo y quedarían decoloraciones y rastros. ¡ A nosotras también nos ha pasado!

6 Secado.Seque primero los bordes de la ventana con el limpiacristales de goma. Después retire el resto de lo mojado haciendo movimientos curvilíneos (también pueden ser circulares). Separe el limpiacristales de goma del vidrio lo menos posible, pero lo necesario para sacudir el agua de la goma. Repase con papel absorbente los bordes o cualquier sitio donde queden restos de humedad.
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
2 Pasar el trapo
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
3 Limpiar alrededor
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
4 Trabajo de precisión
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
5 Aclarado
Por la noche es cuando las ventanas están más limpias.
6 Secado
Consejos de nuestras expertas:N.º 1: ¡Más a menudo no es siempre mejor!Las ventanas se deben limpiar lo menos posible, solo justo lo necesario.

N.º 2: ¡Una ventana es algo más que el cristal!También hay que limpiar el marco, las juntas y las manillas con detergente multiusos y, si es necesario, con una crema abrasiva. El herraje, por supuesto, hay que lubricarlo regularmente.

N.º 3: ¡También la superficie grabada se limpia rápido!Muchos perfiles Finstral tienen una superficie grabada. Estos son incluso más fáciles de limpiar que los lisos blancos, ya que la superficie es más compacta y la suciedad no puede adherirse.

N.º 4: ¡La seguridad ante todo!El mejor modo para prevenir accidentes: el sentido común y una escalera estable.

N.º 5: No se deben utilizar productos corrosivos como el alcohol.Los sprays limpiacristales pueden favorecer la formación de rayas o rastros. El mejor detergente: ¡la fuerza del brazo!

N.º 6: ¡Limpio desde un principio!El polvo de la madera y el cemento que se pega a las ventanas nuevas durante su colocación debe eliminarse por completo lo antes posible, una vez terminado el trabajo. Si la suciedad se adhiere al cristal por la acción de la lluvia y el sol, hasta profesionales como nosotras tenemos que recurrir a limpiadores abrasivos para recuperar una buena visibilidad.
¿Está interesado en continuar con la lectura de nuestros artículos?
Descubra más aquí.
Siempre se trata en su totalidad.
Siempre se trata en su totalidad.
Una entrevista con el catedrático Andreas Hild para hablar de la relación entre las ventanas y los edificios, y de la idea de narrar historias a través de la arquitectura.