Del tablero al marco.
Del tablero al marco.
Material vivo. Florian Oberrauch sobre la elaboración de la madera de calidad.
La materia prima proviene del bosque. El material de la serrería. Y Finstral procesa las tablas de madera en revestimientos de alta calidad. Con la instalación de su propia planta de elaboración de la madera, la empresa regresa a sus raíces y demuestra que la madera maciza también tiene futuro en el sector de la fabricación de ventanas. Una conversación con Florian Oberrauch.

Entrevista: Barbara Teichelmann

Finstral empezó con la fabricación de madera en el año 2010...Florian Oberrauch Sí, esos fueron los comienzos. En aquel entonces producíamos de una manera muy distinta. Comprábamos listones de madera perfilados y ya lacados que nosotros cortábamos y montábamos.

¿Cuándo y por qué decidieron hacerlo todo ustedes mismos?No estábamos satisfechos porque los procesos de trabajo no eran flexibles. Teníamos, por ejemplo, que unir los perfiles de madera con un ángulo de 45 grados, como en las ventanas de PVC. Pero las ventanas de madera modernas tienen una unión a 90 grados en las esquinas. Esto no satisfacía ni a nuestros clientes ni a nosotros. Enseguida tuvimos claro que teníamos que cambiar algo. Así que tuvimos que elegir entre hacerlo bien y producir por completo las ventanas de madera nosotros mismos o dejarlo del todo. La decisión la tomamos hace escasamente dos años; entonces montamos una línea de producción de madera en nuestra fábrica en Oppeano, cerca de Verona (IT), y comenzamos a producir en 2018.

¿Entonces el objetivo era aumentar la calidad?Queríamos crecer, pasando de simples montadores de madera a fabricantes de madera. Y queríamos tener en nuestras manos cada detalle al cien por cien. Ahora fabricamos nuestras propias ventanas de madera partiendo de la tabla hasta el marco y eso nos enorgullece. La madera es, en realidad, nuestro origen, mi tío Hans Oberrauch, el fundador de Finstral, era carpintero. Por eso nos reconcomía aún más no poder ofrecer una gran calidad acorde con nuestros estándares.

Ustedes ofrecen dos tipos de madera, abeto y roble.Si se mira hacia el norte, en la construcción de ventanas se utiliza tradicionalmente la madera blanda. Si se mira hacia el sur, se usa más la madera dura, sobre todo en Italia. Abeto y roble, con estas dos maderas podemos satisfacer las dos principales demandas de madera. Por supuesto, nos habíamos preguntado cuáles eran los requisitos del mercado. Pero para nosotros también era importante no tener que hacer largos recorridos y a ser posible utilizar maderas autóctonas. Nunca importaríamos, por ejemplo, madera de Canadá. ¿Por qué íbamos a hacerlo si prácticamente tenemos la materia prima cerca de casa? En torno al 40 por ciento de la superficie de Südtirol es bosque y un 60 por ciento de ella son bosques de abetos. Por eso, nuestra madera de abeto proviene exclusivamente de Südtirol.
Del tablero al marco.
Siempre en buenas manos: Florian Oberrauch, miembro del Consejo de Administración y responsable de Producción y Logística, está orgulloso de la gran calidad de la elaboración de la madera.
El ser humano y la madera
Ha vuelto. Y eso que, en realidad, nunca se fue. La madera es un material que vive, respira y se mueve y con el que muchas personas se sienten a gusto precisamente por ello. «La madera trabaja», se oye con frecuencia cuando cruje en las viejas casas de montaña, y es cierto. Dependiendo del ambiente, la madera pierde humedad o la absorbe del aire. La madera filtra y liga sustancias nocivas y, gracias a los aceites etéreos, perfuma de forma agradable y relajante. La madera puede incluso almacenar el calor, creando un agradable ambiente. El trato de este valioso material requiere experiencia y respeto, por eso, Finstral utiliza madera local cultivada de forma sostenible.

El bosque y la madera
¿Dónde iba a estar si no? Holz Pichler, la serrería más grande en Südtirol, se halla en medio del bosque de Eggental en los Dolomitas. Mil troncos de árboles se procesan aquí cada día: en tablas de tres grosores distintos con las que se hacen muebles, pavimentos, marcos de cuadros, casas prefabricadas y ventanas Finstral. Ya en el primer corte longitudinal con la sierra de cinta se notan las características del tronco de madera y para qué se adecúa más. Lo ideal es utilizar hasta el trozo más pequeño de madera, puesto que al bosque solo se le debe extraer aquello que el hombre vuelve a plantar - en un área de cuarenta kilómetros como máximo.

Finstral y la madera
Cuando los tableros de abeto y roble llegan de Südtirol y Eslovenia a Oppeano, les espera una nave moderna, luminosa y amplia: la producción de Finstral. Aquí hay, por un lado alta tecnología, con máquinas para cepillar, fresar y taladrar automáticamente y una línea de lacado con robots, que los empleados llaman «Beppi». Por otro lado, se apuesta por el trabajo manual y la experiencia para comprobar, sentir, lijar y cepillar. Precisamente porque la madera, este material vivo, tiene que ser tratada con especial cuidado.
Del tablero al marco.
Tras la imprimación, el lijado provisional y el baño de color, los perfiles de madera se cuelgan en la línea de lacado. El lacado final está totalmente automatizado.
Del tablero al marco.
Dándoles forma: los perfiles de madera recién fresados para frontales acristalados FIN-Vista y puertas correderas FIN-Slide esperan en un carro móvil a ser lacados. La marcación cromática procede de la serrería y aún tienen que ser cortada.
Del tablero al marco.
Serrar, fresar, taladrar: de eso se encarga una máquina CNC en la planta de madera de Finstral cerca de Verona.
Del tablero al marco.
La hoja de la ventana con revestimiento de madera se transporta a la «boda», como se denomina en el ensamblaje de ventanas a la colocación en el marco de la ventana.
Del tablero al marco.
Para poder controlar de forma continua la calidad de la combinación de perfiles de madera y PVC se fabrican muestras de control.
¿Y la madera de roble?
Aquí no crecen robles, la importamos de Eslovenia. Y, al igual que la madera de abeto, el roble que utilizamos procede de empresas de silvicultura sostenible con certificado FSC. De este modo contribuimos a que los bosques se conserven a largo plazo. Además, utilizamos con moderación esta valiosa materia prima.

¿La elección entre madera blanda o dura es puramente estética o hay también motivos funcionales?La madera blanca es algo más sensible que la madera dura, pero eso solo es relevante para la producción, el cliente ya no nota ninguna diferencia. El abeto presenta menos defectos en la madera y unas vetas parejas que crean una superficie homogénea muy bonita. En el caso del roble, la madera tiene más vida, presenta más defectos, como agujeros de astas y zonas oscuras. El roble no es perfecto, pero eso es justo lo que el cliente quiere. En resumen: la madera dura es dura y la madera blanda es blanda, pero esa es la única diferencia funcional. El resto es cuestión de gustos.

La madera es un material vivo. ¿Hasta qué punto influye esto en la producción?Al principio fue un desafío. Por suerte abrimos la producción en Oppeano, ya que la región en torno a Verona (IT) cuenta con una gran tradición en la fabricación de muebles de madera. Así que enseguida encontramos empleados muy competentes que contaban con experiencia.

¿Cuáles fueron los desafíos?Teníamos dificultades para encontrar un estándar de calidad. ¿Cuántos fallos en la superficie de la madera son aceptables? Se trata en parte de una cuestión de gusto, a unos clientes les gusta que hallan muchas astas y otros no quieren ver ni una. Por tanto, ¿qué es un descarte y qué no? Eso tiene que establecerlo uno mismo, no hay reglas al respecto. Encontrar un punto medio que funcione en toda Europa fue al principio el mayor reto. Sobre todo en el caso del roble. A veces descartábamos el 50 por ciento. Entretanto, nuestros proveedores en Südtirol y Eslovenia saben exactamente lo que queremos.

¿En qué notan si la calidad es la adecuada?Comprobamos, por ejemplo, de inmediato la humedad de la madera. Un diez por ciento más/menos dos es aceptable. Si está demasiado seca, hay problemas para elaborarla. Se producen desgarros en la fresadora con mayor frecuencia. Por lo demás, decidimos en base a un control puramente visual, hemos establecido parámetros mediante fotos ilustrativas y formado a los empleados en consecuencia. Ahora, todos saben lo que es un defecto y lo que podemos dejar pasar.

Hasta ahora, Finstral solo utiliza madera en laparte interior de sus productos. ¿Producirán en algún momento ventanas y puertas totalmente de madera?
En el núcleo utilizaremos siempre PVC. Es estanco, impermeable, va soldado en las esquinas, se puede adherir al vidrio aislante y atornillar a los herrajes de forma duradera y segura. En esos aspectos funcionales, la madera está en clara desventaja, ya que se deteriora bajo la influencia del sol y la humedad. Y sencillamente no se puede conseguir que un marco de madera sea completa y duraderamente hermético. Pero la madera es bonita. Por eso la utilizamos en la parte de dentro. Para determinados tipos de edificios la madera, a pesar de sus desventajas, es lo acorde con el estilo también en el lado exterior. Y gracias al sistema modular de nuestros marcos, en principio, también sería posible una solución con madera en el exterior y el interior.
¿Por qué siguen siendo las ventanas de madera maciza tan populares entre los arquitectos y promotores de obra?
En nuestra opinión se debe a dos motivos: por un lado, se subestiman las desventajas funcionales de las ventanas de madera. En conversaciones con los clientes nos percatamos de que no se conocen realmente o se les resta importancia. El otro motivo, probablemente más decisivo, es sin duda la estética. Muchos arquitectos y promotores de obra asocian las ventanas de madera con marcos delgados a la vista y la calidez natural que desprende este material. Por eso, nuestro enfoque para una ventana de madera realmente innovadora es unir ambas cosas: la perfecta función del PVC en el núcleo y la especial estética de la madera. Gracias a la tecnología de fabricación de ventanas modernas, entretanto, se pueden hacer también marcos de PVC superestrechos. Y el núcleo de PVC se puede revestir estupendamente con madera, de modo que no hay que renunciar a una bella superficie de madera.

“Combinamos la función perfecta con la especial estética de la madera.”
Florian Oberrauch
Del tablero al marco.
Válidos: la calidad de los perfiles se comprueba pieza por pieza. En total, Finstral produce más de 45 geometrías diferentes para ventanas de madera.
Básicamente, sus ventanas de madera son, por tanto, un perfil de PVC con un revestimiento de madera en el lado interior y, si se quiere, uno de aluminio en el exterior.Sí, nuestras ventanas tienen una estructura modular, lo cual permite combinar las ventajas de los tres materiales. Muchos expertos nos advirtieron que no funcionaría, los tres materiales se comportan de manera demasiado distinta.

Pero, como la madera y el aluminio son «solo» revestimientos, ¿se mantienen los tres materiales relativamente independientes?Sí y no, puesto que están unidos entre sí mecánicamente. Y los materiales trabajan. Cada uno por sí mismo y de manera distinta, por ejemplo, se dilatan en distinta medida cuando oscila la temperatura. Eso hay que controlarlo, si no se deforma el marco. Lo cual queda feo y perjudica, por supuesto, a la función. Así que hicimos pruebas y ensayos. Y aprendimos mucho acerca de los detalles decisivos.

Probar, comprobar y gestionarlo todo: ¿es ese el principio de Finstral?Yo no diría eso. Sencillamente aprovechamos la gran ventaja de contar con competencias muy distintas en nuestra empresa. Por eso, podemos abordar y solucionar los temas nosotros mismos. Nosotros desarrollamos, comprobamos, seguimos desarrollando y a ello nos ayuda el mantener una comunicación muy abierta en la empresa. Desde la producción al montaje, desde el departamento de Desarrollo de sistemas hasta compras y ventas: todo el mundo aporta algo. Cuando propongo algo y el que controla la maquinaria me dice: «Florian, eso no funciona así», entonces simplemente no funciona. Esa colaboración sin jerarquías es especialmente valiosa en nuevos desarrollos complejos, como nuestras ventanas de madera. Y el éxito nos da la razón. IEn el primer año ya hemos entregado más de 10.000 ventanas de madera.

¿Qué debe aportar una ventana de madera por el lado interior?La estética es lo primordial, es decir, tiene que ser sobre todo bonita. Y en la cocina o el baño tiene, además, que soportar una mayor humedad para que no surjan manchas o decoloraciones. Por eso lacamos nuestros marcos de madera, eso sí, solo con lacas solubles al agua que son inocuas para el medioambiente.

¿Entonces la ventana se puede tirar a la basura orgánica?Sí, se podría quitar y eliminar el marco de madera fácilmente y reducirlo en pequeñas astillas. El PVC se puede fundir en su totalidad y el aluminio se puede reciclar al 100 por cien. Y si pasados cinco años ya no le gusta el color de la madera, puede llamarnos y pedir un nuevo marco de madera para la hoja y simplemente sustituir el antiguo.

¿Y cómo solventan el tema de la humedad durante la fase de obra?Ese es efectivamente un problema, puesto que las ventanas de madera son muy propensas a sufrir daños. La humedad es sin duda un tema, pero también el que este material, comparativamente blando, en general, sufra defectos con más facilidad. Por eso, para nosotros es incomprensible que en la mayoría de los países europeos se sigan montando las ventanas durante la fase de obra. Para eso existe desde hace tiempo una solución inteligente con el premarco de montaje. Se revoca el premarco en la mocheta y las ventanas terminadas no se colocan hasta la fase de obra terminada. En el caso de ventanas de alta calidad para nueva construcción, el premarco de montaje es el único método correcto y lo recomiendo encarecidamente, sobre todo en el caso de ventanas de madera.

¿Cómo ha evolucionado el negocio de la madera en los últimos años para usted como fabricante de ventanas? ¿Y cuáles son las perspectivas?No tengo datos de mercado en la mano, pero la madera es relevante en todos los países. Y creemos que la demanda va a seguir incrementando en los próximos años. Ese es el motivo por el que hemos invertido ahora. Y otro argumento es que las ventanas Finstral tienen siempre un núcleo de PVC. Pero, más allá de ese estándar de calidad funcional, queremos ofrecer a clientes exigentes la mayor variedad posible en diseño. Y la madera es sencillamente una de esas variantes.
¿Está interesado en continuar con la lectura de nuestros artículos?
Descubra más aquí.
El arte de combinar.
El arte de combinar.
50 años de historia de la empresa en torno a una mesa. Una conversación sobre el espíritu de innovación y el futuro de la ventana.