Este sitio utiliza cookies técnicos y analíticos. Puede cambiar la configuración de los cookies en cualquier momento haciendo clic en "Configuración". Al hacer clic en "Acepto" acepta el uso de cookies.
 
Configuración Acepto
 
La gestión de Privacidad de Finstral S.p.A.
 
 
 

Renovación de obra antigua con Finstral

Ahorrar energía, reducir costes y preservar el medio ambiente

Desde el punto de vista energético, las ventanas anteriores a 1995 resultan obsoletas, están parcialmente dañadas y técnicamente mal equipadas. ¿Cómo se sabe si hay que cambiar o no una ventana?

Si el vidrio condensa la humedad es señal de que ha perdido propiedades aislantes. Compruebe si el marco sigue cerrando bien, o si está en malas condiciones. ¿Resulta difícil de abrir y cerrar? ¿Se notan corrientes de aire frías y desagradables cerca de la ventana? ¿Ha subido su factura de calefacción? Si la respuesta a estas preguntas es positiva, eso significa que ya va siendo hora de cambiar las ventanas.
 
 
 
 

Una inversión que merece la pena

Cambiar las ventanas viejas por otras nuevas es una inversión que merece la pena. Una de las principales razones para cambiar las ventanas suele ser reducir costes excesivos e innecesarios de calefacción y aire acondicionado.

Las ventanas aislantes modernas se caracterizan por poseer marcos y vidrios con buenas propiedades de aislamiento térmico. Esos dos elementos contribuyen al ahorro de energía. Gracias a su buen aislamiento, las nuevas ventanas proporcionan más comodidad para su hogar y ayudan a reducir significativamente el consumo de climatización.
 
 
 
 

Ahorrar hasta el 50% en calefacción

Cambiando las ventanas se pueden ahorrar hasta el 50%  en calefacción. Con Finstral en muchas ocasiones no necesitará encender la calefacción, y cuando lo haga ésta gastará muy poco, puesto que el calor del interior de su hogar no escapará por las ventanas y además, con los vidrios adecuados, aprovechará el calor natural del sol en invierno . Por eso, a la larga, la inversión merece la pena. Y también a corto plazo: dependiendo de la superficie total de ventana cambiada, el gasto se amortiza al cabo de un periodo comprendido entre 9 y 12 años.

El coeficiente de transmitancia térmica (W/m²K) es un valor que puede servir de orientación a la hora de adquirir ventanas nuevas. Con él se contabiliza cuánto calor escapa de la casa. Cuanto menor sea ese valor, mejores serán las propiedades aislantes del material. Las ventanas actuales suelen tener un coeficiente de aprox. 1,3 W/m²K, mientras que las mejores ventanas del mercado se sitúan por debajo de 0,8 W/m²K.
 
 
 
 

Deje que entre el sol

Habitaciones luminosas, cálidas e inundadas de luz: las ventanas grandes incrementan el valor de la vivienda y mejoran la calidad de vida. Pero conseguir un ambiente cálido en unas habitaciones llenas de luminosos ventanales no implica que haya que incurrir en elevados gastos de calefacción. Al contrario: las ventanas Finstral ofrecen excelentes propiedades aislantes gracias a las cuales, en invierno, la calefacción se queda en la habitación.

Al crear más superficie acristalada en el proceso de rehabilitación y modernización de un edificio de obra antigua -p. ej., con ventanales hasta el suelo o ventanas en el tejado-, se ahorra también energía eléctrica, ya que la entrada de luz natural en la habitación hará innecesario el uso de luz artificial durante muchas horas del día. A esto se añade la ventaja de que esas superficies acristaladas de mayor amplitud permiten que penetre más calor solar en invierno.
 
 
 
 

Propiedades de nuestras nuevas ventanas

No hay que olvidar que las nuevas ventanas permiten funciones y posibilidades de equipamiento adicionales. En la planta baja se hace necesario contar con un equipamiento de seguridad adecuado. En la cocina se precisa buena ventilación y protección contra los insectos. Y mientras que las ventanas de los dormitorios han de poseer un buen aislamiento acústico, los vidrios de las habitaciones infantiles tienen que ofrecer protección contra posibles lesiones. Las ventanas y puertas de Finstral son productos de alta calidad capaces de ajustarse a sus necesidades. Con nuestras ventanas hechas a medida podrá aumentar el confort de su hogar.

Y como lo bueno siempre es mejor, las ventanas, las puertas y los acristalamientos de Finstral duran más: tienen una vida útil de varias décadas.
 
 
 
 

Rehabilitar con estilo. Conservar el sabor de un bello diseño arquitectónico.

Otra de las propiedades que han de poseer las ventanas nuevas es la belleza. Y es que las puertas y las ventanas ponen su sello definitivo al atractivo del hogar.

En Finstral Ofrecemos soluciones adecuadas para cada estilo: atractivas ventanas con cuarterones, elementos decorativos auténticos y modelos tradicionales de hoja  estrecha que resultan especialmente adecuados para la rehabilitación fiel de casas antiguas.

Además, nuestras mallorquinas de forma tradicional y nuestros elementos decorativos especiales con aspecto natural de madera aportan un aire elegante a la fachada de su hogar.
 
 
 
 
 

Con Finstral es fácil cambiar las ventanas: un trabajo rápido, limpio y sin albañilería.

Para el cambio de ventanas, Finstral ha desarrollado un sistema especial de renovación. El marco viejo se deja en la pared como premarco , y el nuevo marco de Finstral se coloca encima de forma sencilla y segura. Las juntas exteriores e interiores se rematan con perfiles de acabado.
Mediante este sistema no sufren ningún daño las paredes, ni las repisas de las ventanas ni el papel pintado o los azulejos del interior, ya que el cambio de ventanas se realiza sin obra de albañilería. Un método rápido y seguro para aportar de forma sencilla más calidad de vida a su hogar.
 
 
 

Renovación de ventanas con Finstral

Aquí puede descargar el folleto "Ventanas nuevas. Vida nueva."
   
 
       Descarga